A toda Orquesta

El tango está floreciendo en Córdoba y una de sus expresiones más características también. La Orquesta Típica Quiñónez es una de las formaciones que busca instalarse en el arrabal cordobés.

Primero dúo, luego trío y, de a poco, orquesta. Todo comenzó como un sueño en el 2006 y hoy La Típica Quiñónez está conformada por diez músicos cordobeses que buscan expresar todo lo que saben del 2 por 4. Y vaya si saben.

NADA TÍPICA

“La nuestra no es una orquesta típica, por que la típica son 4 violines, 4 bandoneones, un piano y un contrabajo. Los músicos vienen un poco de todos lados, de la música clásica, de la popular, del jazz. Tenemos formación de conservatorio. En el caso de los bandoneones puede que estén más definidos por la música popular, ya que es un instrumento ligado al tango, entonces tiene más definición por la música popular, ya que es un instrumento ligado al tango, entonces tiene más definición en cuanto al estilo  y el género. A su vez hay muchos que tienen su historia previa de rock” comienza Juan Tatián, el contrabajista del grupo.

Sin llegar a la fusión, la Orquesta se caracteriza por tomar temas tradicionales y arreglarlos para darles una estética más fuerte, vivaz y joven. Al respecto, Guillermo Zurita, uno de los violinistas, explica: “Si bien son tangos que pertenecen a la línea tradicional, tienen una impronta muy creativa. Si vos escuchás versiones nuestras de Rebeldía o Tinta Roja te das cuenta que los arreglos son distintos. Es mérito del arreglo y a su vez de la orquesta ponerse ese traje, llevarlo adelante y defenderlo musicalmente”, y agrega: “Lo que más llama la atención es que desarrollamos a los extremos el vigor y la potencia y que hay un contraste claro con formas sumamente tranquilas de interpretar. Y con una busqueda constante en los colores”.

SON DIEZ

La Típica es única por su conformación, pero también por su cantidad de integrantes. Un grupo numeroso que le permite desarrollar un rango dinámico de gran versatilidad y extensión, abarcando desde la más dulce sonoridad a la más impactante potencia con la sutileza propia de esta música.

Pero así como la cantidad de integrantes le otorga fuerza en el ámbito musical, también trae dificultades a la hora de hallar salas y lugares donde tocar. Una orquesta es más costosa que un trío o un dúo. Y necesita más espacios.

“El circuito tanguero de Córdoba es muy chico, el objetivo nuestro es poder salir al exterior pero también abrir los espacios por que existen, pero no se abren a la gente. Los espacios públicos son pagos. No estás habilitado a tocar en la calle. Esto no pasa por ejemplo en Buenos Aires”, explica disconforme Tatián.

Esta problemática la sufren la mayor parte de las bandas, sean de tango, rock o folclore. Sin embargo, en los últimos tiempos se han abierto milongas en Córdoba, milongas que antes no existína. Es por eso que la Quiñónez busca reformular su repertorio e incluir temas bailables. Para incorporar a la milonga la música en vivo y recuperar el viejo espíritu de los ’50 que yacía olvidado bajo un farol.

“Es un desafío y la idea es transmitirlo. Tenemos un sonido joven, potente. Estamos peleando por esta clase de orquestas que alrededor de los ’50 fue tan común”, se entusiasma Zurita. Y concluye Tatián: “La idea también de la Orquesta es poder salvar este género. Tenemos un espíritu cooperativo. Este proyecto va más allá de la Orquesta, es casi una cuestión política”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *